Opinion 1

ECONOCUBA

Opiniones y comentarios sin censura

PIB de Cuba, realidad o ficción.

En el informe sobre los resultados económicos del año 2006 y los Lineamientos del Plan Económico y Social para el año 2007, el ministro de Economía y Planificación José Luis Rodriguez, declaró que el Producto Interno Bruto (PIB) de Cuba alcanza un crecimiento del 12.5%, lo cual es sin lugar a dudas el incremento más elevado de toda la historia revolucionaria.

Después de un análisis detallado de la economía cubana en el año 2006 es evidente que la cifra dada por el ministro cubano es inconsistente, lo que nos hace aseverar que los dirigentes del gobierno de nuestra isla continúan con la contabilidad creativa.

Los que hemos vivido casi 40 años en Cuba y contamos con una experiencia de casi 20 años en materia económica, conocemos las disímiles peripecias de nuestros contadores, especialistas y técnicos para ofrecer al gobierno las cifras deseadas, en la mayoría de los casos en contra de su voluntad, pero…¿ Quien puede imponer su voluntad en Cuba en contra de la voluntad del gobierno ?

Y es así como se obtienen cifras que no tiene ningun sentido, cuando sabemos que Cuba fué azotada por ciclones con pérdidas significativas, que la industria azucarera fué ausente e infecunda en sus resultados, que el turismo no tuvo el crecimiento esperado, que las remesas del extranjero disminuyeron considerablemte, que la productividad del trabajo se mantiene a niveles muy por debajo de la media historica, que las inversiones continúan con las mismas deficiencias de hace más de un decenio en el proceso de planificación, preparación y ejecución asi como la baja efectividad del proceso inversionista, que continúan las masivas importaciones dado el alto costo que han tenido aquellas producciones fundamentales como la agropecuaria, la cual es de vital importancia en la elaboración de alimentos para la población.

Podriamos continuar con una larga lista de problemas y deficiencias de la economía y la administración en Cuba, que no se pueden resolver con cambios de dirigentes, cambios de instituciones, cambios en los cálculos de indices económicos y sociales establecidos internacionalmente, pero que bien pudiera cambiarse con un sistema económico-social de nuevo tipo, un sistema administrativo diferente, con nuevas ideas y perspectivas, no importa si se le quiera llamar Capitalismo o Socialismo, pero que garantice un desarrollo social y una progresión real del país, sin adulterar cifras, con la posibilidad de crear riquezas económicas y disfrutarlas en el presente y no en un futuro incierto.

 

MONITES

Morbi in elit sed lorem semper fermentum. Fusce velit tellus, dictum in posuere ac, pretium sollicitudin sapien. Cras semper erat sed odio luctus nec cursus sem fringilla.